Martes, 07 de julio de 2009




Ver PPS de Mar:
http://cid-b9547652472c3167.skydrive.live.com/self.aspx/.Documents/Mar%5E_Iniciaci%c3%b3n%5E_C.pps


Iniciación

Del libro “Las orillas del mar”

 

1

 

De forma imperceptible

-y hasta puede que involuntaria-,

dejo a un lado el camino

por el que voy todos los días

al encuentro gozoso con el mar.

 

El sendero elegido

-desdibujado por momentos,

casi reminiscente-

me conduce a un paraje solitario

donde abundan las rocas.

Una de ellas presenta una hendidura

por la que accedo a un pasadizo y

finalmente a una cueva.

 

Es verdad que me tiembla el corazón,

pero descubro con asombro

que mi curiosidad

es superior a mis recelos,

siendo éstos muchos.

 

Y de pronto me veo

-casi diría que me intuyo-

en un pequeño espacio

que, de manera insospechada,

viene a ser el vestíbulo

de una experiencia singular,

desconocida, casi delirante.

 

La historia es breve:

 

Cuando mis ojos se acostumbran

a la mermada luz del interior,

consigo descifrar este letrero

cincelado en la roca:

 

“Prohibido el paso”

 

Y debajo, con letra diminuta,

se añade esta curiosa explicación,

que es más bien un enigma:

 

“Si transgredes la prohibición

y cruzas ese hueco

de elemental oscuridad,

hacia el que miras con asomos

de incontinencia,

sabrás más de ti mismo

y entenderás mejor el mundo,

pero nunca podrás, a cambio,

revelar la naturaleza

de tus descubrimientos.

 

En realidad,

tan sólo habrá una forma

humana de saber

si has burlado el mandato

o lo has obedecido.

 

Y no tú, otros

serán los que lo sepan,

los que te harán saber un día,

casi de forma imperceptible

y, desde luego, silenciosa,

que, como tú,

están en el misterio”

 

2

 

Y no recuerdo más.

Cuando cesó la luz

mi mente quedó a oscuras

y ya no hubo conciencia ni energía

que guardara un destello en la memoria.

 

Dicho de un modo más humilde:

No sé cómo ni cuándo

abandoné la cueva.

Tampoco sé la forma

en que salí de aquel lugar

para llegar a casa.

 

Sólo puedo decir

que, al recobrar la lucidez,

el alba se posaba sobre el mar

y el horizonte ardía.

 

Epílogo

 

¿Si me he vuelto a acercar

al escenario de los hechos?

Claro, me acerco con frecuencia.

Tomo el mismo camino,

llego al mismo paraje y busco,

busco con toda intensidad.

 

Pero es buscar en vano,

porque jamás he vuelto a ver

la mágica hendidura

de la roca, por la que un día,

cayendo ya la tarde,

penetré en las arterias del subsuelo.

 

Posdata:

 

Me siento mal. Ignoro

lo que pudo ocurrir en esas horas

de absoluto vacío

de la conciencia.

¿Ha cambiado mi vida? No lo sé,

pero mis ojos, desde entonces,

no paran de buscar en las miradas

inescrutables de la gente

un guiño de complicidad,

una confirmación cuyo deseo

me satisface y me horroriza.

 

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

Blog http://paisajes.blogcindario.com

Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios


Tags: rocas, cueva, prohibido el paso

Publicado por Mariano.Estrada @ 11:12
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Publicado por maria simona
Martes, 07 de julio de 2009 | 12:40
?Ha cambiado mi vida? No lo s?,

pero mis ojos, desde entonces,

no paran de buscar en las miradas

inescrutables de la gente

un gui?o de complicidad,

una confirmaci?n cuyo deseo

me satisface y me horroriza


En verdad , amigo mio..me quedo con estos versos...que bueno leerte , de veras ,que bueno!!!!!!!!!!
Publicado por Mariano.Estrada
Martes, 07 de julio de 2009 | 13:02
Hola, Mar?a:
De vez en cuando es necesario perderse por montes, mares, valles y vericuetos. Creo que es bueno encontrarse con uno mismo. La riqueza interior es incalculable, pero no le damos la oportunidad de salir. Y es justamente eso lo mejor que podemos ofrecer a los dem?s. Despu?s de la comida...

Pero estamos muy ocupados en otras cosas. Tal vez ahora tenemos m?s tiempo, por la crisis, pero la cabeza no la tenemos bien asentada...

Gracias por tus palabras
Un abrazo
Publicado por Invitado
Martes, 07 de julio de 2009 | 13:50
Desconectar del mundo,de sus caminos vertiginosos y encontrarse a uno mismo a trav?s del silencio, escuchar este silencio interior y aprender a escuchar lo que uno siente, y por tanto es,porque creo que las personas somos seres que ante todo sienten, luego existen...
?Por qu? nadie nos ense?a a descubrir esta capacidad de SENTIR que tenemos? ?Por qu? es tan doloroso, a veces, aprender a ser fiel a uno mismo dejando a un lado lo socialmente establecido?
Al sistema en que vivimos no le interesa que sepamos SENTIR ni que seamos emocionalmente estables, porque es lo ?nico que no nos pueden robar ni controlar...Deber?amos todos aprender a ser ?nicos (y no globales) y quiz?s de este modo consigamos rebelarnos en pos de un mundo mejor y m?s justo, donde los derechos humanos sean reconocidos y donde ser diferente sea valorado y respetado.
Me ha gustado mucho el poema, creo que ya lo conoc?a, pero hoy me ha hecho pararme a reflexionar. Un BESO, PEC
Publicado por Mariano.Estrada
Martes, 07 de julio de 2009 | 19:20
Hola, PEC (aunque prefiero llamarte Pati o Patricia):
Un d?a tienes que ir conmigo a la cueva, quiero decir al camino reminiscente, al paraje de las rocas, que est? enfrente del mar?A tu mami ya la llev?, y bien sabes que tu mami tiene que estar muy convencida para dejarse llevar. Le gust?, como a ti te gustar?. A lo mejor encontramos algo all?, no s?, una ca?a de pescador, una pareja inventando lejan?as, un m?stico sentado en una roca (esto ya es m?s dif?cil, pero de todo hay en la vi?a del se?or?). Yo encontr? un poema. Bueno, encontr? lo que llaman inspiraci?n. Y tampoco, encontr? un camino bonito y un lugar precioso y sorprendente. Me gust? mucho. La inspiraci?n vino luego y me pill? trabajando, delante de la pantalla del ordenador?

(Contin?a...)
Publicado por Mariano.Estrada
Martes, 07 de julio de 2009 | 19:22
(Viene de la anterior)

?Sabes qu?? Que me ha encantado tu comentario. Es m?s que un comentario, es casi un tratado de filosof?a ?Me he pasado en el apasionamiento? Pero es mejor pasarse que no llegar? ?O no? Adem?s, el comentario me ha gustado de veras, ya lo sabes.
Un beso, PEC (Yo tambi?n tengo muchos nombres: Mariano, Mar?a-no, Marito, Marianet, Marianetti, Marianchik, Estradayvarios, Yourdady?) Un abrazo a Pablo