Jueves, 14 de junio de 2007
400x236px - 16.3 Kbytes
Rosa y Mariano en el jard?n de su casa


Expresiones propias X

Hace unos d?as tuve el placer de encontrarme con una amiga que iba vestida de un color que a m? me sugiere siempre un piropo. M?s a?n: me sugiere siempre el mismo piropo, tal vez el ?nico rescatable de cuantos yo he llegado a saber. Como dir?a un pol?tico andaluz de verbo f?cil y personalidad reconocida, tambi?n en esta ocasi?n me sent? concernido por la sugerencia. Lo que pasa es que, cuando iba a soltar la flor, se me pusieron delante otras palabras que salieron as? por los aliviaderos:
-Ese color que llevas me ha sugerido un piropo, pero creo que ya te lo he dicho alg?n otro d?a.
-Pues s?, creo que ya me lo has dicho. Pero puedes dec?rmelo otra vez, porque me gusta?
-Y esto de los piropos, ?no te parece una cosa anticuada?
-Muy anticuada, pero tambi?n son anticuados ciertos coches de principios de siglo y ya quisiera yo que alguien apareciera con uno para regal?rmelo.
-Pues yo no tendr?a inconveniente, si lo tuviera.
-Bueno, me basta con que me digas otra vez el piropo
-?De veras? Pues, mira, ?Qu? poquito azul para tanto cielo??

O?do lo cual, ri? con una risa amplia que no creo que pudiera mejorar si alguien apareciera de pronto para ofrecerle el cacareado objeto de su deseo, que de momento era un coche de principios de siglo ?Es posible que con algo tan simple podamos alegrarle a alguien la ma?ana, o al menos un ratito de la ma?ana?

Las expresiones que vienen a continuaci?n no son piropos que haya salvado el tiempo de quemas cervantinas, ni mucho menos coches de principios de siglo pertenecientes a alguna colecci?n caprichosa. Ni siquiera los alcanzan en edad, aunque en esto no les van mucho a la zaga. Sin embargo, malo ha de ser que, entre todas, no haya alguna que pueda provocaros tambi?n una sonrisa condescendiente o alg?n otro sentimiento de conformidad, del tipo: ?Qu? jod?o, el Mariano?. Con eso tengo bastante, como dijo un d?a Rafael de Le?n, si bien refiri?ndose a algo muy distinto. Y hasta creo que a?n me sobra para menear el rabo de satisfacci?n y, durante un par de segundos, dar saltos de agradecida alegr?a.

Un abrazo


Expresiones propias X

Una gran verdad

Cuando el mar se desbord?,
hubo quien dijo a las olas:

Vosotras sois la sal de la tierra.


Dos hombres

Amigos parecen
al verlos hablar;
amigos totales,
hermanos quiz?s.

Se estrechan las manos,
mas yo s? que est?n
mirando la piedra
que se han de tirar.


De d?a, de noche

De d?a, cuando es de d?a,
voy por las calles sufriendo.
Pero la noche es la noche:
alma, vida, luna, versos.

Con el palor del ocaso
la noche viene a mecernos.
De d?a, s?lo es de d?a
cuando se palpan los miedos.


Lo que me falta, lo que me sobra

Me falta para ser galgo
que se me cruce una liebre;
para cazarla, las patas;
para morderla, los dientes.

Lo que me sobra es el fuego
que me calienta las sienes,
con troncos que ya no arden,
con ramas que ya no prenden.

Me falta para ser ?rbol
la savia que el ?rbol quiere;
para ser noche, la luna;
el agua para ser fuente.

Lo que me sobra es el sue?o
donde yo siento la liebre,
donde se asoma la luna
y el ?rbol seco florece.


?Ay, el silencio!

?Ay el silencio que emana
de una mordaza de fuerza!
?Ay las monta?as sin eco!
?Ay la guitarra sin cuerdas!

Mi boca acaba en silencio
por no acabar en cadenas.
La libertad que no tiene
es la injusticia que acepta.

?Ay del que le echa los perros
a las palabras ajenas!
?Ay del que calla las bocas!
?Ay del que corta las lenguas!


Las dos ramas

En mi jard?n han brotado
dos ramas de enredadera.
La una apunta a los cielos,
la otra tiende a la tierra.

Y yo, que he hurgado en sus savias,
con ambas tengo querencias.
Por una voy a los sue?os,
con otra pago las deudas.

Que soy, como jardinero
de estas dos ramas adversas,
abono para sus hambres,
para su sed regadera.


Tierra

He de volver a la tierra,
vivo, muerto o reencarnado,
para ser lo que ya he sido,
para andar lo que ya he andado.

Para ser esa pradera
en la que pace el ganado,
quiero que suelte la costra
mi coraz?n asfaltado.

He de ser tierra de nuevo
en la que se hunda el arado.


El miedo

El miedo es un caballo desbocado
que no se atiene a norma ni a cuidado.
El miedo es coraz?n, no pensamiento.

Aquel que tiene un miedo atravesado
no tiene libertad, es un mandado
que va como las hojas por el viento.


Vitalrisalismo

1

Anoche, sobre tu cuerpo,
todo mi cuerpo re?a.
?Por qu? ser? que me viene
sobre tu cuerpo la risa?

2

Tu boca sabe a mentira,
tu coraz?n a veneno;
te da en la cara el enga?o
y encima tienes un velo.

3

Ayer viniste a mis brazos
cuando la noche empezaba,
cuando la luna sal?a
y yo en el nicho me helaba.

4

No tiene p?rdida el ca?o
donde se va por el agua;
debajo est?n los pilones
y justo enfrente la fragua.

5

La quise tanto que quise
quererla m?s todav?a:
logr? quererla hasta el punto
de ver que no la quer?a.


Evidencias

a

Antiguos son los cari?os,
antiguos son los amores,
antiguos son los pelillos
hirsutos de los cojones.

b

Sabed que tengo una casa,
pero tambi?n que la vendo;
la casa tiene criados
y los criados un sueldo.

c

Detr?s de Dios hay un hombre,
detr?s del hombre una duda;
delante s?lo hay un campo
que es patrimonio del cura.

d

No son los hombres hermanos
por leyes o por decretos;
pero una ley con justicia
?no ha de emprimarnos al menos?


Transparencias

I

El jersey de tu novia
tiene agujeros;
se le ve la carnaza
y a ti los dedos.

II

Con el pelo enredado
vuelves a casa;
la camisa por fuera,
rota la falda.

A la tarde te fuiste,
llegas al alba,
y en tus ojos la noche
viene gastada.

III

Si me tocas la gaita
cuando me acuesto,
so?ar? con Asturias,
pero en gallego.

IV

Cada vez que mi vaca
pare un ternero,
en la casa me dicen:
ya eres abuelo.

V

Del reba?o de cabras
que ahora tenemos,
veinticuatro son machos,
cincuenta cuernos.

VI

Me colgu? de una t?a
que tiene money;
me ha sacado una moto
y un autom?vil.

VII

Me ha costado la piedra
cinco talegos;
le saqu? diez canutos
?a cu?nto el pedo?

VIII

Me tom? cuatro copas
y dos canutos
me cost? la movida
quinientos duros.

IX

Si te sigo los pasos
trastabilleo
?Qu? ser? si te sigo
todo el meneo?


Sentencias de Paco Tilla

Uno

A pensamientos precisos,
palabras parcas.
Que las palabras, si sobran,
o?rlas cansa.

Dos

A gratitud que se expresa
con profusi?n de jabones?
?Cojones!

Tres

El bemol es una nota quejumbrosa.
Los bemoles, sin embargo,
son otra cosa.

Cuatro

Quien ha sido carpintero
echa a faltar las virutas.
Ocurre otro tanto con las putas.

Cinco

Si miraras
donde pisas,
animal,
Cu?nta mierda
quedar?a
sin pisar.


Continuar?

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com
Publicado por Mariano.Estrada @ 13:33
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Lidia
Jueves, 14 de junio de 2007 | 22:58
?Muy buenas tus expresiones, Mariano! Me he re?do a gusto con varias de de ellas. ?Sigue expres?ndote para nuestro solaz y deleite! Un beso de jueves (L)
Publicado por Mariano.Estrada
Viernes, 15 de junio de 2007 | 4:03
Hola:

Entro tan s?lo para decir que, en efecto, como unos sab?is fehacientemente y otros hab?is imaginado, ese azul subido que alguien ha llamado ?pitufo?, no es el color real de la chaqueta de Rosa, que no ha quedado muy bien parada, la verdad, pero es que hace s?lo unos d?as ella me llam? ?tontoelhigo?. Vaya lo uno por lo otro.

?Que no, que es broma?! El verdadero color de la chaqueta de Rosa, que en realidad era m?a, tambi?n est? subido. Al ?lbum. Pod?is verlo all?.

De lo que no estoy seguro es de los a?os que tiene la foto, pero, en todo caso, no menos de cinco y no m?s de nueve ?Importa mucho eso? Lo he deducido por las plantas que no hab?a y por el tama?o de las palmeras.

Un abrazo

Querida (L):

T? sola has bastado para que yo d? saltos de gusto. De forma que los dem?s quedan liberados de todo tipo de elogio o alabanza. Desde mi c?moda posici?n de agradecido, veo que has vuelto fortalecida por el Mud?jar. Un beso de viernes.