Martes, 08 de mayo de 2007
400x276px - 19.3 Kbytes 400x286px - 16.9 Kbytes
Mariano Estrada en 1972

Expresiones propias VIII
Poeminos Lun?ticos

En los tiempos en que yo era estudiante en Madrid, all? por los primeros a?os setenta, frecuentaba una cafeter?a de nombre Santa Marta (1) cuyo encargado viv?a en la creencia de que los poetas eran seres lun?ticos. Alguno de mis amigos, por otra parte, le hab?a soplado a la oreja que yo ten?a tratos con la l?rica, lo que era una verdad cogida muy por los pelos. El caso es que, a partir de ese momento, cada vez que yo me acercaba a la cafeter?a, tanto si iba solo como acompa?ado, ?l alzaba los brazos y, mirando hacia m?, exclamaba a voz en grito: ?Ay luna, luna, luna?. Lo cual se repet?a un d?a y otro, semana tras semana, mes tras mes, e incluso a?o tras a?o? (Lo que ?l no supo nunca es que, a cuenta de esta historia, pero vista de otro modo y por otros ojos, un empleado a sus ?rdenes me regalaba todos los d?as el desayuno).

A nadie debe extra?arle, por tanto, y menos a m? mismo, el hecho de que ahora tenga un rinconcito en mi alma, ya que finalmente le acab? escribiendo un poema. A la luna, digo, no al encargado, aunque posiblemente lo mereciera tanto o m?s que ella ?Ay luna, luna, luna?. Y su subordinado tambi?n, pero, en su caso, adem?s de un poema, se hubiera merecido un desayuno con diamantes. En Tiffany?s. Lo que pasa es que a menudo las cosas son m?s complejas de lo que parece y el poema ?La luna? se lo acab? dedicando a?os m?s tarde a Federico Garc?a Lorca, que no era encargado de cafeter?a ni benefactor de estudiantes desdinerados, sino el poeta que de verdad hab?a metido a la luna en sus versos, porque era suya una parte. Cierto que una luna mirada por los ni?os y perseguida por los gitanos, y no la luna olvidada que yo vi una noche en Baeza, en las preciosas callejuelas que hay detr?s de la catedral? La luna que puede verse aqu?:

https://paisajes.blogcindario.com/2007/02/00151-la-luna.html

Naturalmente, a lo largo de los a?os que desde entonces han ido cayendo sobre m?, que no son mancos ni pocos, le he escrito a la luna algunos otros poemas. Es decir, le he escrito algunos poemas, en otros s?lo la he nombrado como de pasada. Unos poemas que, mejores o peores, hasta hoy no han hallado var?n para entregarse a ?l en una noche loca ni oportunidad para salir a la luz casta del d?a. Hoy los dejo aqu? para que se diviertan con vosotros, ya que doy por supuesto que, una vez publicados, los poemas tienen vida propia. Y despu?s de tantos a?os, supongo que tendr?n muchas ganas de divertirse?

(1).- La cafeter?a Santa Marta estaba en la gasolinera de la Autopista de Barajas en su cruce con la calle Arturo Soria.

Un abrazo

Expresiones propias VIII
Poeminos lun?ticos



Luna de papel

Se sabe que la luna se ha formado
con trozos de papel enamorado.

A veces tosco, a veces arrugado,
a veces ricamente perfumado.

Pero lleno de l?grimas espesas,
de s?plicas, de besos, de promesas.

O sea que la luna, amigos m?os,
es un campo de tinta y desvar?os.

Un monte de papel y de ilusi?n
con letras del color del coraz?n.


Luna proyectada

Desde la noche te veo,
luna de amor, alunada,
con una luz rebosante
y, sin embargo, prestada.

Jam?s te vi como ahora,
estrella, tan solitaria;
no vi jam?s unos ojos
hundidos tanto en las l?grimas.

Luna de amor, luna llena,
luna lun?tica y clara:
?C?mo te ahogan los llantos
de los amores que acaban!

?C?mo te saben las tripas
a desaz?n y a resaca;
y a coraz?n desbravado
y a habitaci?n desahuciada!

?Qu? bien conoces las penas
del que est? solo en el alma,
desvencijado por dentro,
deshabitado en la casa!

Desde la noche te miro,
desde la noche y la nada;
y s?lo t?, luna buena,
y s?lo t? me acompa?as.

Tengo la copa vac?a,
tengo el ayuno en la entra?a;
yo soy borracho de amores
y la abstinencia me mata.

Luna, lunar, lunarcito,
t? eres mi copa lejana;
yo te he llenado de versos,
que son de amor, en palabras.


Yo sigo viendo?

Yo sigo viendo la fresa
en el color de tus labios,
la rosa abierta en tus ojos
y la amapola en el campo.

Yo sigo viendo la luna
palidecida en el patio,
la noche ardiendo en tu frente
y la cereza en el ?rbol.

Yo sigo vi?ndote llena
de coraz?n y de p?lpitos,
granada como la espiga
y en la saz?n de los a?os.


S?lo yo te odio

Por intimar con la luna
se te alunaron los ojos;
ahora te miran los hombres
y los alunas a todos.

Pero la luna, menguada,
ya no encandila a los locos,
porque le falta esa risa
que se ha quedado en tu rostro.

?Cu?ntos te miran ahora!
?Cu?ntos te miran, y c?mo!
La luna y t? lo acordasteis
para ponerme celoso.

Los dos firmasteis un pacto
cuando cambiasteis los ojos.
Ahora los hombres te aman,
s?lo yo solo te odio.


Mujer de luna menguante

Mujer de luna menguante,
dama olvidada.
Yo tengo un canto de grillo
bajo mi almohada.

Palor de l?mpara antigua
y arrinconada;
te canta a ti, que est?s sola,
las otras van en manada.

Lunar menguante, chiquito,
escueta luna cercada;
desnuda como mis manos
enamoradas.

Yo tengo un beso en la boca
que si no es tuyo no es nada.


Noche sin luna

Por donde saltan los gatos
me deslic? de rodillas.
la noche andaba sin luna
y, m?s a?n, sin bombillas.

La luz quedaba por dentro,
tras la ventana encendida;
y dentro t?, como novia
para el amor ofrecida.

Pero los ojos de un gato,
acaso s?lo imaginan
cuando las noches sin luna
tampoco tienen bombillas.

Con una luz solitaria,
que ciegan bien las cortinas,
un gato, por m?s que quiera,
no puede ver, s?lo mira.

Final para salvar el honor:

Entre las luces del alba,
la sombra se desle?a;
dejaba el gato tu casa,
entraba el hombre en la m?a.

Continuar?

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com
Publicado por Mariano.Estrada @ 12:26
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 08 de mayo de 2007 | 18:45
Ahora que pones fotos ?Porque no has puesto un gato miranto a la luna, aunque sea la de Valencia? Los que tenemos ya una edad nos inclinar?amos por un gato con botas, pero con la mirada felina, tigresca. O mejor de gato mont?s. Pandoro (nombre masculino de cierta caja)
Publicado por lupita
Martes, 30 de junio de 2009 | 3:45
los poeminos son lindos y gragiosos