Mi?rcoles, 28 de marzo de 2007
Queridos amigos:

Con los poemas y ?text?culos? desparramados por los cajones y dejados de la mano de Dios durante tanto tiempo, puede ocurrir que queden olvidados y se pierdan o, por el contrario, que se publiquen dos veces (como acaba de ocurrir con algunos de los ?poeminos? recogidos en las llamadas ?Expresiones propias?, de los que tengo que decir que hab?an sido publicados en Paisajes Literarios bajo el t?tulo gen?rico de Chilindrinas) Y aunque s?lo sean algunos, como digo, nos cuidaremos muy mucho de que esto no vuelva a ocurrir, pero si ocurre ?a qui?n le puede importar? ?Me importas t?, y t?, y solamente t? ??De veras? ?Est? usted completamente seguro?

Pues bien, queridos amigos, resulta que os equivoc?is de cabo a rabo si cre?is que no le importa a nadie. Hay m?s de una persona que me lo ha restregado por los ojos estos ?ltimos d?as, cosa que de verdad le agradezco? ?Ah, s?? ?Y c?mo es ?l? ?En qu? lugar se enamor? de ti? ??O es ella, quiz?s, la que anda por calles rumorosas?

Y es que se puede ser an?rquico y desorganizado; de hecho, yo creo que a todos nos sienta bien una cierta anarqu?a y una determinada desorganizaci?n. Lo que yo llevo muy mal, y si alguien me lo recuerda mucho peor, son las repeticiones no deseadas, porque me da la sensaci?n de haber comido dos veces un mismo pepino?Y a m?, la verdad, el pepino no me encandila ni siquiera para tomarlo una ?nica vez. Si fueran alcachofas o berenjenas?

Y ya que vamos viajeros por los saludables caminos de la verdura, lo que ahora dejo aqu? son unos largos y diur?ticos esp?rragos. En conserva, naturalmente ?De qu? otro modo pod?a haber mantenido a Herrero de Mi??n, a Gallard?n padre, a Fraga, a Bandr?s, a Marcos Vizcaya o al mism?simo Jorge Verstrynge, si la recolecci?n fue hecha cuando Felipe Gonz?lez M?rquez daba sus primeros pasos presidenciales en el tacat? de la Transici?n Democr?tica Espa?ola (TDE), moza del pueblo para el c?modo traj?n de las oligarqu?as?

Un abrazo

Expresiones propias V

Instant?nea
Momento de la Transici?n

Don Juan Carlos Primero,
la Monarqu?a.
La Se?ora de Espa?a,
do?a Sof?a.

Los leones, la orla
del Parlamento.
El men? de la chusma
se cuece dentro.

Mandatarios legales,
sus Se?or?as;
los paquetes de leyes
nuestras comidas.

Don Felipe es el Jefe,
Guerra el Segundo,
los ministros, Terceros,
los otros, muchos.

Don Gregorio es la sombra
de Landelino:
encargado de clase,
ri??n de oficio.

Don Santiago es el humo
que lleva el viento,
Gallard?n es la le?a,
Boyer el fuego.

Don Adolfo es la pose,
Mi??n el texto,
y Bandr?s quintaesencia
de lo modesto.

Don Miguel es la Roca,
la garant?a;
y con Marcos Vizcaya,
la Autonom?a.

Don Manuel antesala
de don Felipe;
y el recambio de Guerra
?Jorge Verstrynge?

Accidente

Ahiv?, la luna, ?qu? leche!
Ahiv?, la leche, ?qu? luna!

La polic?a
ven?a
de alguna ronda nocturna.

Fue un accidente
de frente,
sobre la una.
?Sobre la una o la luna?
Sobre las dos mismamente.

Era de noche,
Teniente,
hab?a un poco de bruma,
ven?a un coche
de frente.
Se dieron mate

?Murieron?

Chocaron contra una luna
de escaparate.
Ya sabe,
donde se vende?

?Detente!
?Qui?n va?
Un coche
?Qui?n es?
La gente.

La gente va por la luna,
los coches por el relente.
Contra la luna
del coche
se dio mi frente.

Ahiv?, la leche, ?qu? luna!
Ahiv?, la luna, ?qu? leche!


El porro

De todos los venenos que inoculo,
hay uno con la tinta disociada:
Si sigo con su rollo no soy nada,
si dejo la movida voy de culo.

As? que en el dilema me pendulo
y voy del coloc?n a la frenada;
los aires de se?or y la mirada
al loro de una china de cien duros.

Y ya me viene inflando el cachirulo
tener que ventilar en la parada
el coco bipolar con que especulo.

De modo que me engancho a la cambiada
y monto en una ?depre? exagerada
que me hace colindante de lo nulo.

El rollo

- No te canses, comadre,
que no es buen rollo
revolcarse en la yerba,
si no es de un porro.

- Pero t?o, ?qu? dices!
A ver, explica.
?qu? le pasa a tu cuerpo
que no se excita?
?Tiene cruces de neuras,
brotes de nauseas?
?Tiene fugas de hormonas,
abscesos, traumas?
?Qu? le va, lo asexuado,
lo hermafrodita?
Pues a ver, camarada,
lo que te pica.

- Vale, t?, no te pases,
tampoco es eso.
Lo que quiero es un rollo
de porro y sexo.

- Lo que quieras, compadre,
no me lo cuentes;
lo que s? es que te cuelga
lo que no metes.
Que a lo vivo, lo vivo
no se te eleva;
con el porro te duermes
y luego, mierda.
De manera que, tronco,
constata el hecho:
Maric?n que se esconde,
marica y medio.
Lo dem?s es un cuento
como una casa;
tu moneda es un culo
por las dos caras.

Versi?n del Tali?n

Ni miro alto,
ni miro bajo,
ni miro al medio.
Miro a los ojos
del que me encuentro.

Y es como miran
como yo miro.
Y es como dicen
como yo digo.
Y es como observan
como yo observo.

De arriba abajo,
de un lado al otro,
del medio al medio.

Que son los ojos
del que me mira
lo que yo veo.
Si miran dulce,
si miran grave,
si miran tierno.

Lo malo, malo,
lo bueno, bueno.
No son mis ojos
los que los miran:
Se miran ellos.

El d?a

Con un tercio del d?a
gano el sustento;
de las otras dos partes,
la mitad duermo.

Si las cuentas me salen
como a la vieja,
s?lo son ocho horas
las que me quedan.

De las ocho, la una
cena y comida;
otra doy a los hijos,
otra a la risa.

Se las quito a las ocho
y a?n quedan cinco:
una gasto en lecturas,
otra en escritos.

Y las tres que me sobran,
seg?n me huele,
me las paso enteritas
viendo la tele.

Querido d?lar

Hermano amado
que en el mercado
tienes la voz.

Recibe honores
de los amores
de un servidor.

Aparte de eso
te mando un beso
y una oraci?n.

Te pido en ella
para mi estrella
gracia y favor.

La gracia es verte,
favor, tenerte,
la estrella, yo.

Amado en Cristo
que por lo visto
t? ves a Dios.

Si puedes dile
que me jubile
con un mill?n.

M?s jubilosa
no hay otra cosa,
d?lar, dolor.

La pesca

Es un antiguo se?uelo
echar los ojos al vuelo,
pasar la vista de largo.

Habr? quien tome el encargo,
dejado con discreci?n,
y pase a echar la visi?n
sobre el pez?n de un anzuelo,
que no se ve, sin embargo.

Despu?s se cierra el tel?n
y queda dentro el le?n
con el mochuelo,
que va del dulce al amargo.

Lo dulce es puro bomb?n
de caramelo,
que lleva dentro un petardo.

Lo que uno puede ser, adem?s de memo.

Yo he sido un zote rijoso,
un crica, un tarambana,
un harag?n, un pelanas,
un calavera y un zoilo.

Pero antes fui majadero,
apandavigas, baboso,
mam?n, ad?n, perezoso,
puchecolchones, pamemo?

Tontaina en suma, macaco,
pelele, menda, mostrenco,
pep?n, jen?zaro, penco,
bobalic?n, mentecato.

As? fui yo de zoquete,
de mameluco y pazguato,
cap?n, pat?n, timorato,
atolondrao, mequetrefe?

Cabestro, comecasta?as,
baldragas, p?nfilo, idiota,
enteco, lelo, berzotas,
cig?e?o, z?ngano y paria.

Despu?s ya fui m?s pulido:
melindre, lila, verbena,
lun?tico y engolema,
mir?n, capullo, pardillo.

Al fin soy tonto del bote,
de los de lanza y plumero;
por el pelaje, escudero,
por el caballo, Quijote.

El llanto como costumbre

Aguaceros y torrentes,
olas, mares, marejadas,
corapenas ventricadas
ojifuentes.

?Cu?ntos lloros, cu?n potentes!
?Cu?ntas penas aguacaras!
?Cuan lloviznolacrimadas
son las gentes!

El recado

- En la oficina
tuve un recado,
otro en la casa,
otro en el bar.
T? me buscabas
por todas partes,
no me pod?as
localizar.
?Qu? es lo que tienes
tan imperioso
que ahora me llamas
a este lugar?
Si me buscabas
con tanta urgencia,
algo tendr?as,
algo tendr?s?

- Tengo un vac?o:
querido m?o,
tengo la pena
de que no est?s.
Y te llamaba
para decirte
que me vinieras
a consolar.
Pero saliste
de la oficina,
despu?s de casa,
despu?s del bar?
Partiendo de eso,
lo que pasaba
no era dif?cil
de adivinar.
Te fuiste a misa,
como otras veces,
y es en la Iglesia
donde ahora est?s.
Yo hice lo propio
por no estar sola
y as? distraje
la soledad.
Corr? a la Iglesia
de la parroquia
donde me acabo
de confesar.
Y ya regreso,
sobre mis pasos,
pero en la moto
del Capell?n.

Indolencia

Fente al espejo
te dejo
cuando me voy de ma?ana.
De tu zozobra temprana
abiertamente me quejo.
?De qu? me vale?
De nada.

De noche, cuando me acuesto,
le sacas brillo a la cara.
Si tengo sue?o, protesto,
pero t? siempre te extra?as:

?Querido, ?c?mo te pones!?

Tampoco sirve de nada.
Te metes en camisones
con almidones,
te viene chica la cama.

Por esto, s?lo por esto,
te dije un d?a: ?Cojones!
Y t? dijiste: ?Qu? pasa?
Te voy a decir el resto:
me voy de casa.

Me fui de casa.
Le?a en una revista.
ni alz? la vista,
qued? tan ancha.


Continuar?...


Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com
Publicado por Mariano.Estrada @ 12:00
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 28 de marzo de 2007 | 14:09
Ayyyy Mariano,Mariano!!!! me alegraste la ma?ana lluviosa aqu? en Buenos Aires y antes de ir al trabajo,Gracias!!!! Mar