Martes, 09 de enero de 2007
La reuni?n de Zapatero y Rajoy

Amanece en Espa?a. Amanece en Alicante y en Murcia y en Ruidera (Albacete). Canta el gallo en Zaragoza. Los efluvios del amanecer rebotan en los montes de Le?n, que ahora son zapateros, y en las monta?as nevadas del alto solar patrio, que antes fueron de Franco por la gracia de Dios y ahora se las reparten como pueden los unos y los otros, es decir, los que nos gobiernan y los que nos quieren gobernar, como lo quiso en su ?poca Mar?a Cristina. Antiguamente, cuando los amaneceres eran buc?licos y l?ricos, los rayos del sol se multiplicaban infinitamente en las salinas de Santa Pola y en el pico m?s alto del Pirineo, donde la nieve ard?a.

Los amaneceres de Espa?a, distintos por las distintas elevaciones del territorio, pillaron a Rajoy en Madrid, donde las monta?as tienen cuartel, y no en el Macizo Galaico, como muy bien pod?a haber sido. Al fin y al cabo, ?en qu? se diferencia un macizo de un coto? Zapatero le sac? de la cama:

- Oye, Mariano, la naturaleza mutante de esta Espa?a nuestra, que para ti es cara (al sol) y para m? cruz (reconvertible en Alianza de Civilizaciones), exige una tregua imperiosa de nuestras mutuas repelencias, que son irreconciliables y conocidas. De manera que te convoco a una esperanzadora reuni?n en la Moncloa. Me lo exige un ansia infinita de paz.

- Querido y prodigioso Zapatero: ya te dije yo que arrieros somos y en el camino nos encontraremos. O no, quien sabe. Yo estoy donde estoy, pero tambi?n puedo estar donde t? est?s, y a la hora que est?s, siempre que no me muevas del sitio. Desde esta posici?n y desde este punto de vista, acepto esta convocatoria de insoslayables urgencias. Todo sea por el bien de los espa?oles, de las espa?olas y de todos aquellos que se nos cuelan diariamente por las fronteras, andando, volando o en cayuco, que de todo se cuece en la Caldera del Se?or.

- Hombre, don Mariano, que seas gallego, pase, porque la tierra mamada en la ni?ez es algo de lo que uno no se puede librar f?cilmente. Que seas conservador e inmovilista, tira que va, porque diriges un partido al que, en funci?n de sus muchas pertenencias, le cuesta mucho moverse. Digamos que tiene mucho lastre detr?s. Pero no eches le?a al fuego, porque corres el peligro de quemarte no en la Caldera Ministerial, sino en la mism?sima de Pedro Botero. Vamos a ser serios y cautos, porque hoy nos re?ne el bien com?n y la com?n necesidad.

- Con esa mira concurro. Con esa idea me siento para escucharte. Donde estaba, estoy, nada me he movido hasta ahora. Si me buscas me encontrar?s. Si me llamas, ya sabes para qu?. Ah? me tienes, dando lo que puedo dar y ofreciendo lo que puedo ofrecer. Mi postura es firme, como la roca. Mi oposici?n es honrada y es leal. Mi inter?s es el bien de los espa?oles. Mi patria es Espa?a. Mi bandera, la libertad. Con esa base, todo. Sin esa base, nada. Soy claro y preciso, a nadie enga?o ni miento.

Posdata:

La reuni?n ya se ha celebrado. Por lo que al contenido se refiere, digamos que no hay nada que no estuviera escrito antes en las conciencias. Pero dicen que nada es lo que es, sino lo que parece. Ha quedado una foto.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com
Publicado por Mariano.Estrada @ 3:32
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 09 de enero de 2007 | 7:43
Cuentan las cr?nicas coincidentes que hubo una coincidencia entre los dos: hablaron del tiempo, (metereol?gico), en sus vacaciones: a los dos les llovi?.
Hay amaneceres coincidentes. Ya lo notan los bueyes...
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 10 de enero de 2007 | 13:38
??Impagable y divertid?simo ese di?logo entre ZP y MR!! Ojal? sus reuniones sirvieran para algo, pero me temo que en realidad son conversaciones entre sordos... L.