Mi?rcoles, 31 de mayo de 2006
Amor: ?realidad o sue?o?

Pues ver?is, un d?a ya lejano, que en cierto modo puede ser ayer mismo, se sent? a mi lado una joven de edad bien definida, pero escasa. En a?os, no m?s de diecisiete, si es que los a?os se computan por la tersura de la mirada, que era transparente a la vez que misteriosa. Hablamos durante largos minutos, acaso largos d?as y semanas, incluso largas centurias. Ya sab?is que cuando uno se enamora el tiempo se funde con la luz y todo se hace presente. Y en un momento concreto de la conversaci?n, que no obstante era finita, me sent? empujado a decir:

- Te amo desde el instante en que te sentaste a mi lado

Y ella, adornada de una sonrisa subyugadora, me dijo:

- ?Y antes no?
- ?Antes? ?respond? sorprendido- ?Cu?ndo, si no te conoc?a?
- ?Est?s seguro? ?repuso con aire misterioso- ?Acaso no me so?aste antesdeayer, y la semana pasada y la anterior y doce mil noches atr?s? ?Acaso no has estado so?ando conmigo durante todos los d?as de tu vida? ?O tal vez me he equivocado de hombre?
- No ?repuso por m? una voz convencida y convincente- Soy yo, soy yo... Te conozco desde los presentimientos del amanecer, que est?n en las proximidades de la eternidad.

Y entonces nos amamos hasta la extenuaci?n, que es el punto exacto en el que los enamorados se detienen para reponer el aliento.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Publicado por Mariano.Estrada @ 23:07
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Mariano.Estrada
Viernes, 02 de octubre de 2009 | 12:22
TIEMPOS DEL AMOR

Te am? de ni?o cuando
de forma ornamental
y distra?da
respirabas jazm?n
y madurabas besos.

Y vuelvo a amarte ahora cuando
el mosto de las parras,
desde una miel de altura,
se ha ofrecido al har?n de las abejas.

Mariano Estrada, del libro "Amores colaterales"
Publicado por Mariano.Estrada
Viernes, 02 de octubre de 2009 | 12:42
ACEPTA ESTE DISLATE

Acepta este dislate de una sangre
que no gravita en el tiempo
y, m?s all? de la ley
por la que Eros nos gobierna,
repara en esta llama de mi viejo coraz?n
y dime:
?Te atreves a mirarme,
sentarte junto a m?, tomar mis manos
y darme tu silencio en esta noche infinita?


Mariano Estrada, del libro "Azumbres de la noche"