Mi?rcoles, 24 de mayo de 2006
Vivir en vilo o

La seguridad en el candelabro

Mientras Rubalcaba decide rubalcabar el n? de agentes que necesita el ?rea ?El ?rea? ?Qu? ?rea? Pero si el ?rea es Espa?a entera, en su totalit?, del hocico al rabo ?O tambi?n aqu? cuenta s?lo el ?rea nacionalista? Mientras se lo piensan, digo, yo cuelgo la ?nica experiencia que tuve, que, como algunos ya saben, ocurri? cuando los cacos ten?an a?n un c?digo deontol?gico, en el que las personas eran intocables y s?lo las cosas eran susceptibles de tocamiento, modificaci?n, alteraci?n, cambio de lugar y de manos.

Ahora se l?an a hostias con los inquilinos hasta que les dicen el lugar exacto en el que tienen la caja fuerte. Y si no la tienen, m?s vale que llamen a un amigo alba?il, para que se la haga en un par de minutos, y a un empleado del Banco para que le acerque dos o tres mil euros, siguiendo los consejos de la mism?sima polic?a. Vamos, lo que se llama pon?rselo a huevo ?Y para esto hace falta un Centro de Inteligencia?

Un abrazo

La noticia

Zapatero anuncia la creaci?n de un Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado

El presidente del Gobierno, Jos? Luis Rodr?guez Zapatero, anunci? hoy en el pleno del Senado la creaci?n de un Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado y dijo que el Ejecutivo es plenamente consciente de que, tras el terrorismo, este tipo de delincuencia es el riesgo mayor para la seguridad. As? lo indic? hoy Rodr?guez Zapatero en respuesta a una pregunta del senador de CiU Pere Macias i Arau sobre las medidas que tiene previstas el Gobierno ante los robos de chal?s en urbanizaciones de la costa mediterr?nea. El jefe del Ejecutivo indic? que la criminalidad organizada exige "una respuesta contundente" para poner todos los medios necesarios a disposici?n de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.
?

No obstante, indic? que ante la situaci?n de asaltos en chal?s de Tarragona y el sur de Barcelona, el ministro del Interior, Alfredo P?rez Rubalcaba, mantuvo ayer una reuni?n con diputados y alcaldes catalanes y se comprometi? a incrementar de forma sustancial el despliegue de la Guardia Civil en todo el ?rea.


La cr?nica...

EL ROBOBO DE LA CACASA.

Noche del viernes d?a 10 de septiembre. Eran las dos y pico de la ma?ana en el silencio del Montiboli, que es realmente rotundo. Rosa, mi mujer, se hab?a dormido en el sof? de la salita, con la tele encendida. Yo estaba absorto en un art?culo del que fui sacado con brusquedad por unos ruidos sorprendentes y resquebrajados ??Eh, eh! ?Qu? pasa?? Rosa estaba temblando ??Qu? pasa?? ?No s?. Sal? al jard?n. Vi una sombra ??Un hombre o una sombra?? Una sombra. Una sombra fugaz corriendo sobre el muro medianero, justo por detr?s de la piscina. Sonaba una alarma ?La m?a? No, la del vecino. Me dirijo al porche ??Qu? es eso?? Me dice Rosa desde el temblor de la salita. ?Un cepillo? ?No, no, eso?. Eran trozos de pl?stico. Con el cepillo de la piscina, hab?an roto la caja de la alarma, donde Prosegur tiene metida la sirena. Para que cante, como los p?jaros.

Entro en casa, voy hacia el tel?fono (mi casa, tel?fono... ?recuerdan?), llamo a la polic?a. ?Bien, vamos p,all?. Cinco minutos despu?s llegaba un coche de la Guardia Civil, deteni?ndose en la casa de mi vecino que, alarmantemente, ten?a la puerta abierta. ??Han entrado?? La alarma no paraba de sonar. Me acerco, me preguntan, me dicen, les digo. Uno de los guardias salta la valla intr?pidamente, tanto que se rompe el pantal?n. ?No importa?.Abre la cancela. Suben. Llegan a la puerta principal. ?Guardia Civil, ?hay alguien??. Penetran en la casa, el que va detr?s lo hace como en las pel?culas, cubri?ndole al otro las espaldas, la pistola a dos manos, las rodillas dobladas, mirando alternativamente a los lados. El otro es el que pone la voz ??Hay alguien?? No hay nadie. Lleva una linterna en la mano. Salen. Llegan m?s agentes ?M?s agentes o m?s n?meros?. ?Vosotros id por detr?s? dice uno de ellos. Y dirigi?ndose a m?: ?Vamos a pegar una batida. Usted v?yase, Sr. Estrada, llame a su vecino?. El hombre estaba empapado de sudor... De pronto, las parcelas colindantes se llenaron de linternas que cruzaban en la noche unas nerviosas luces, como los rayos l?ser de las discotecas. ??Algo por ah???. Nada se mov?a en el entorno, sino la imperceptible brisa de la noche. Eso, y alg?n que otro vecino, que se asom? a la calle en pijama... ??Qu? ha pasado??, pregunt? desperez?ndose un bostezo (Un bostezo desperez?ndose es lo m?s parecido a un vecino en pijama).

Vuelvo a casa. Recibo una llamada de Prosegur, me explica, les explico, nos explicamos. A Pere, mi vecino, finalmente lo localizaron. Hab?a salido a cenar con su mujer y unos amigos. Llega, escucha, mira, encuentra una parte del bot?n, envuelta en una s?bana ?Un convoluto? No, un envoltorio. Algunos objetos por el suelo, una impresora, un ordenador. Le llaman. Acaba de llegar. No sabe. Su mujer no quiere venir, ?l est? tranquilo. A?n hay en la casa dos agentes de la Guardia Civil, j?venes, dispuestos, serviciales. ??De d?nde es usted?? Pregunto ?De Coru?a ?Por qu??? ?No, por el acento?. Nada pueden hacer, sino coger un aparato donde, a buena vista, parece que hay huellas dactilares. ?Ma?ana presenten la denuncia?. Ma?ana es hoy, y hoy, en el borde de mi piscina hab?a un tel?fono m?vil y, reposando en su fondo, un ordenador port?til que, al sacarlo, chorreaba toda su agua de indiferencia... Eran los restos de un bot?n que los cacos hab?an soltado en la fuga. ?Corre, corre, conejo?...

Rosa se acost?, yo me qued? en el ordenador, con el art?culo, pero ya no hubo forma de terminarlo. Eran las cuatro y pico cuando me dej? caer en la cama, donde Rosa dorm?a a pierna suelta. Hab?a vuelto a la seguridad. Yo me dorm? pensando que, tal como andan las cosas, es importante tenerla resuelta. La seguridad, digo. Precauci?n, impedimentos, alarma, polic?a... Los agentes no pillaron a los cacos, pero se presentaron a tiempo en el lugar de los hechos, hicieron su trabajo como deb?an y nos dieron la sensaci?n de que quer?an ser eficaces. Escribo esto hoy, s?bado 11 de septiembre, despu?s de haber presentado la correspondiente denuncia.

Mariano Estrada

Mariano Estrada, 11-09-2004

Nota: la denuncia es un requisito indispensable para que el seguro te abone los desperfectos.
Publicado por Mariano.Estrada @ 22:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios