Martes, 03 de mayo de 2011

Zapatero dice ?Eh! y Rajoy dice ?Oh!. Foto tomada de internet sin ?nimo de lucro

?

Seguimos con Zapatero y Rajoy

?

Hubo un tiempo en que una simple reuni?n entre Zapatero y Rajoy se convert?a en un acto de expectaci?n y de muy altisonante noticia. Como la econom?a iba bien ?a?n le quedaba tiempo para entrar en barrena-, hab?a que llenar el espacio pol?tico con una especie de fuegos artificiales que, como ha quedado patente, ten?an por objeto distraer a la militancia y a los ciudadanos. Entonces, a Zapatero se le hab?a subido el ego a la parra y estaba en esa especie de limbo en el que cuelgan el nido las orop?ndolas. Con una fe tan absurda como ciega, cre?a que estaba por encima del bien y del mal, entendiendo que el bien era La Alianza de Civilizaciones y el mal eran las barras y estrellas de la bandera de los EEUU, a cuyo paso no quiso incorporarse. Se jact? ante el mundo, sin pararse a descontar la especulaci?n, que hab?amos superado econ?micamente a la Italia de Berlusconi? y a?adi? que la Francia de Sarkozy? y la Alemania de Merkel pod?an ponerse a temblar?

?Qu? aprecio iba a hacer por Rajoy -exponente de lo antiguo, de lo carca, de lo cat?lico, de lo inculto, de lo malo-,? si ?l cre?a ser cabeza de un le?n todopoderoso que ten?a el mundo a sus pies? Un d?a manifest? de forma rimbombante que ten?a un ansia infinita de paz, pero luego se sabr?a, delatado por sus propias incontinencias,? que el odio habitaba en su coraz?n? porque los malos hab?an matado a su abuelo?S?, lo que sent?a y siente Zapatero por Rajoy y por todo lo que Rajoy representa es una repulsi?n visceral que llevar? con ?l a la tumba. Y hasta puede que no solo a la tumba pol?tica, que esa ya le est? esperando en el cementerio del olvido. Por cierto, han sido sus propios compa?eros los que le han dejado finalmente sin trabajo. Y no han necesitado hacerle ning?n ERE,? de los que tan expertos son en la Comunidad andaluza. S?lo le han dicho que ?l era el coco y que con el coco de amenaza no se pod?an ganar las elecciones.

Por su parte, Rajoy, que en la primera legislatura de Zapatero estaba sometido a la exaltaci?n de las fieras, es decir, a la vieja guardia de Aznar,? hab?a entrado a saco en? la batalla por el poder y contestaba a las ofensas, aislamientos, ninguneos y provocaciones con exabruptos, gritos, advertencias y acusaciones que no gustaban a todos los componentes de su partido ni, por supuesto, a todos sus votantes. Y lo que es mucho peor, no les gustaba nada a los que eran susceptibles de poder entregarles un d?a su voto, me refiero a cierta masa incontrolable de ciudadanos que suele nadar en esas aguas intermedias situadas a la derecha de Zapatero, lugar que ocupaba el buen ladr?n en el Calvario de Jesucristo, y a la izquierda de Rajoy, lugar ocupado por el ladr?n increpador, que supuestamente era el malo. Luego se ha visto que los ladrones no entienden de simbolismos ni de ideolog?as ni de reglas de urbanidad? y se sit?an a la? izquierda y a la derecha de ambos dirigentes y sus partidos y est?n por todas partes a la vez sin que se libren los integrantes de las agrupaciones nacionalistas, que roban como todos y chantajean a los dem?s cuando se plantan en el gobierno de la Naci?n.

Para liberarse de las garras mencionadas anteriormente, urdi? Rajoy lo del Congreso de Valencia, donde se despoj? de las vestiduras aznaristas y se liber? de sus inc?modas y ?gravosas hipotecas. Y hasta ah? fue bien la cosa, pero no contaba ?l con los disfraces y vestiduras de los cacos que le saldr?an poco despu?s, algunos con bigote y brillantina, y que en el caso de Camps tienen forma de trajes de elegancia y de tron?o. Porque, eso s?, a Camps le sientan los trajes de maravilla.

Pero Rajoy calla y otorga, porque alguien le ha advertido, o ?l se ha dado cuenta, de que callando y otorgando y poniendo parapetos alrededor, los ciudadanos cabreados por el hundimiento de la econom?a y la reconversi?n o cambio de chaqueta que, forzosamente o no,? ha hecho el Presidente Zapatero, las voluntades de los encuestados se van inclinando hacia los fundos del PP, que vuelven a ser anchos como Castilla, aunque la valoraci?n personal de su l?der siga muy a tono con su perfil pusil?nime y bajo. Le cuesta tanto subir a Rajoy en las encuestas como a Zapatero desencaramarse de las mismas, pero es que, la verdad, ?con Zapatero hemos sido condescendientes, facilones y generosos.

?Qu? queda de aquellas reuniones entre los l?deres de la izquierda y la derecha,? que los ciudadanos esperaban como agua de mayo y que llenaban las cabeceras de los peri?dicos y los informativos de la televisi?n? ?Qu? queda de aquellos cacareos insustanciales, salvo los sucesivos cabreos de Rajoy? por los constantes enga?os de Zapatero o las sucesivas complacencias de Zapatero por los constantes enga?os a Rajoy, que el pobre entraba siempre con nobleza a aquel capote rojo? Nada. S?lo los melifluos recuerdos de un tiempo totalmente perdido. Per-di-do. Si entonces no se hubieran ido a matar entre s?, que fue una forma de matar la convivencia, el progreso y el futuro, y en lugar de ello se hubieran puesto de acuerdo en los temas que a todos nos afectaban y concern?an, como se est? viendo ahora con dolor, otro gallo nos hubiera cantado a nosotros. Y otro gallo les hubiera cantado a ellos mismos, porque el que ahora les canta al despertarse cada ma?ana dice bien claro que ellos, los pol?ticos, son vistos por los ciudadanos como preocupaci?n. ?Qui?n va a arreglar ahora el desaguisado, que es exactamente monumental, si ellos son una parte del problema?

Y como dicen que para muestra basta un bot?n, os dejo este art?culo sobre una de aquellas reuniones que, qui?n lo dir?a ahora, pasaban por ser verdaderos acontecimientos ?Acontecimientos?? Menuda chufla. Fueron simplemente la obscena exhibici?n de un vac?o.

Un abrazo

?

La reuni?n de Zapatero y Rajoy

(enero 2007)?

?

Amanece en Espa?a. Amanece en Alicante y en Murcia y en Ruidera (Albacete). Canta el gallo en Zaragoza. Los efluvios del amanecer rebotan en los montes de Le?n, que ahora son zapateros, y en? las monta?as nevadas del alto solar patrio, que antes fueron de Franco por la gracia de Dios? y ahora se las reparten como pueden los unos y los otros, es decir, los que nos gobiernan y los que nos quieren gobernar, como lo quiso en su ?poca Mar?a Cristina. Antiguamente, cuando los amaneceres eran buc?licos y l?ricos, los rayos del sol se multiplicaban infinitamente en las salinas de Santa Pola y en el pico m?s alto del Pirineo, donde la nieve ard?a.

Los amaneceres de Espa?a, distintos por las distintas elevaciones del territorio, pillaron a Rajoy en Madrid, donde las monta?as tienen cuartel, y no en el Macizo Galaico, como muy bien pod?a haber sido. Al fin y al cabo, ?en qu? se diferencia un macizo de un coto? Zapatero le sac? de la cama:

- Oye, Mariano, la naturaleza mutante de esta Espa?a nuestra, que para ti es cara (al sol) y para m? cruz (reconvertible en Alianza de Civilizaciones), exige una tregua imperiosa de nuestras mutuas repelencias, que son irreconciliables y conocidas. De manera que te convoco a una esperanzadora reuni?n en la Moncloa. Me lo exige un ansia infinita de paz.

- Querido y prodigioso Zapatero: ya te dije yo que arrieros somos y en el camino nos encontraremos. O no, quien sabe. Yo estoy donde estoy, pero tambi?n puedo estar donde t? est?s, y a la hora que est?s, siempre que no me muevas del sitio. Desde esta posici?n y desde este punto de vista, acepto esta convocatoria de insoslayables urgencias. Todo sea? por el bien de los espa?oles, de las espa?olas y de todos aquellos que se nos cuelan diariamente por las fronteras, andando, volando o en cayuco, que de todo se cuece en la Caldera del Se?or.

- Hombre, don Mariano, que seas gallego, pase, porque la tierra mamada en la ni?ez es algo de lo que uno no se puede librar f?cilmente. Que seas conservador e inmovilista, tira que va, porque diriges un partido al que, en funci?n de sus numerosas pertenencias, le cuesta mucho moverse. Digamos que tiene mucho lastre detr?s. Pero no eches le?a al fuego, porque corres el peligro de quemarte no en la Caldera Ministerial, sino en la mism?sima de Pedro Botero. Vamos a ser serios y cautos, porque hoy nos re?ne el bien com?n y la com?n necesidad.

- Con esa mira concurro. Con esa idea me siento para escucharte. Donde estaba, estoy, nada me he movido hasta ahora. Si me buscas me encontrar?s. Si me llamas, ya sabes para qu?. Ah? me tienes, dando lo que puedo dar y ofreciendo lo que puedo ofrecer. Mi postura es firme, como la roca. Mi oposici?n es honrada y es leal. Mi inter?s es el bien de los espa?oles. Mi patria es Espa?a. Mi bandera, la libertad. Con esa base, todo. Sin esa base, nada. Soy claro y preciso, a nadie enga?o ni miento.

Posdata:

La reuni?n ya se ha celebrado. Por lo que al contenido se refiere, digamos que no hay? nada que no estuviera escrito antes en las conciencias. Pero dicen que nada es lo que es, sino lo que parece. Ha quedado una foto.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

Blog: http://paisajes.blogcindario.com


Publicado por Mariano.Estrada @ 13:50
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 03 de mayo de 2011 | 15:11

Hola, Mariano. Lo cierto es que la política ha degenerado de tal forma que sólo ofrece hombres de moralidad pobre, sólo pendientes de lograr lujos y posesiones personales. Mi ideología es firme, pero no idolatro ni espero nada de ninguno. Descargo mi hiel en soledad o con los más intimos y procuro ser fiel a mis principios en el trato con los demás. Eso es todo.

Un abrazo. Ascensión.

Publicado por Mariano.Estrada
Mi?rcoles, 04 de mayo de 2011 | 10:43

Hola, Ascensión: es que no podemos hacer mucho más que aguantar el chaparrón con dignidad y estoicismo. Sin embargo, creo que está muy bien que sigamos manteniendo y aireando nuestros principios por encima de toda esta hueste de valores empobrecidos y/o degenerados. Espero y deseo que los que vienen detrás de nosotros nos rectifiquen y, de todo el legado que reciban, sepan distinguir el grano de la paja. Tal vez nos ayude la crisis, pero, de momento, los que dirigen el cotarro y los que creen dirigirlo pero solamente son perritos fieles, siguen anclados en la corrupción y en el pillaje. Habría que buscar fórmulas para hacerles bajar de la burra y empujar el carro con el trabajo y el beneficio y no con la especulación, que ahoga siempre a los débiles. Y con valores que se sacudan de este egoismo salvaje e inhumano.

Gracias y un fuerte abrazo