Mi?rcoles, 31 de octubre de 2007
263x400px - 24.9 KB

Mementos: Te digo amor Por encima del m?rmol
A los seres queridos que ya no est?n con nosotros

Del dolor de la muerte.

La relativizaci?n, la temperancia, el desapego... son algunas cosas que, a cambio de juventud, nos van dando los a?os. Desde ellas, y llegado el momento, se puede razonar el dolor de la muerte, aceptando con serenidad que nada es del todo.

Desde ese punto de vista, la muerte va del quebranto a la consunci?n, moder?ndose, escalon?ndose, soltando gravedad y sombra. De este modo podemos entenderla, pues la verticalidad, que es desgarro y precipicio, se va volviendo declive, que es ya s?lo pesadumbre y distancia. Es decir, el sentimiento (amor-dolor), trasciende la exclusividad y se desbrava pero al mismo tiempo se expande y se universaliza. Ya no se ama a un ser, sino a una vida. Ya no duele un ser, sino una vida. Y la vida es el curso de los a?os, de las cosas: el espacio y el tiempo.

Yo creo, adem?s, que el dolor de la muerte es el desbordamiento, m?s o menos incontrolado, de la capacidad amorosa, y un amor de lustros jam?s se desborda totalmente porque tiene mucho de arraigo y de poso: hogar, familia, paisaje, paisanaje... De ah? la racionalidad del dolor y de ah? tambi?n la panteizaci?n de la muerte, si as? puede decirse; pues si bien es cierto que nada muere del todo, tambi?n es verdad que todo muere algo o, al menos, que todo es afectado algo de muerte.

En cualquier caso, el concreto dolor que ha dado origen a este libro, devenido de una muerte concreta, se ha transformado en una lluvia ancha que cae del amor y va hacia el amor, que mana de la tierra y va hacia la tierra. Espero que en ella fructifique porque es ah?, abundando en el barro, sobre el lomo gozoso del paisaje, donde ha volcado sus bayas la memoria.

Mariano Estrada V?zquez


Te digo amor

Te digo amor
y estoy diciendo oto?o:
ocaso, lluvias, ?rboles desnudos...

Y no me pesa el labio por decir
amor y estar diciendo muerte.

Amor y muerte, s?,
pues digo consunci?n
y surge un crisantemo.

Y digo oscuridad o noche
y estoy diciendo luz de madrugada...

Te digo amor, te digo tierra,
y acaso estoy diciendo
eternidad o lirio.


Por encima del m?rmol

Por encima del m?rmol,
que responde a la causa del dolor
con un eterno fr?o,
sobresale la ?ntima
belleza de este oto?o triste.

Y m?s que la nutrida humanidad
o compartido le?o
en que el dolor se envuelve,
me abruman las calladas
esencias de esta antigua tierra:

Esas hojas de roble, esos
tonos maduros del casta?o,
ese brezo que incuba
esplendores de miel y colorido,
el humero feraz
en que consiste el agua...

A esas cosas respondo,
porque esas cosas son, no el m?rmol,
las cenizas m?s nobles
donde pueda guardarse una memoria.


Mementos

Los altos cirios, las coronas
nimbadas de los ?ngeles,
las m?sicas de Bach y Palestrina,
los tr?mulos sollozos, la oraci?n,
el negro catafalco...

Van cayendo las hojas
sobre el barro vencido del crep?sculo,
en tanto que el dolor,
entrecortado y lento,
responde a un interludio de campanas
gravitadas en muerte.

Los mementos se agolpan en los labios
callados de la piedra, y en el polvo
desnudo de esta carne ?ltima
que huye de la luz
por torrenteras de ceniza.

El grillo de las hojas adelgaza
los cantos gregorianos
y el hisopo roc?a los barnices
as?pticos que cubren la memoria...

Confines del oto?o. "Requiem
aeternam dona eis, Domine".
La cruz, el m?rmol, los inciensos...
Misereres de amor, sobrepellices
de cera derretida, llantos, penas,
crisantemos de luz y de granito...

Como gotas de paz,
como estertores ?cidos de lluvia,
van cayendo las hojas del dolor,
las de la savia interferida,
las que miran el barro desde un
velo de luz desesperada.

Mariano Estrada V?zquez
www.mestrada.net Paisajes Literarios
http://paisajes.blogcindario.com

Tags: Mementos

Publicado por Mariano.Estrada @ 18:08
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 31 de octubre de 2007 | 20:48
Joder, chaval! Bellos los poemas, pero fr?os como el m?rmol por sobre el cual meditas, en este nuevo d?a de difuntos; difuntos, ese mar inmenso al que todos vamos navegando d?a a d?a...

La perfecci?n hecha poes?a. El ser y la nada. Mariano, has colgado las cuatro esquinas del firmamento sobre una l?pida de amor-dolor, en d?a de difuntos. Casi he leido la perfecci?n en las formas.

Abrazos! Javier
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 31 de octubre de 2007 | 21:09
Mariano, hermosos, duros, fuertes... como la vida y la muerte misma. Tal vez, tan bella es la vida, por el v?tigo de la muerte y el ciclo del eterno retorno.

En el a?o 94 publiqu? un poemario: LOS OJOS DEL ALBA. All? hay varios poemas que se refieren a la muerte. Comparto:

EL CANTO DE LA MUERTE
Sentada, junto a mi
tu canto arrop?
la luz de sus nombres en el vuelo.
Tu voz a roto
la condena de S?sifo
los flagelos a la inocencia
las coronas de espinas
que llevaron mis muertos.

Susana Lobo (CORDOBA. AGENTINA)
Publicado por Mariano.Estrada
Mi?rcoles, 31 de octubre de 2007 | 23:46
Querido Javier:

Si no nos conoci?ramos, mirar?a tu mensaje con una cierta reserva, ya que la casi perfecci?n es casi un imposible. Como te conozco, acepto gustosamente las cari?osas flores que me regalas y a?ado: quiero compartir contigo el amor-dolor por tus queridos seres ausentes, como t? compartes el m?o.

El m?rmol es fr?o, ciertamente. Por eso reclamo un paisaje de robles en oto?o para depositar sobre el mismo los ojos y la memoria.

Gracias, txaval, un abrazo
Mariano
Publicado por Mariano.Estrada
Mi?rcoles, 31 de octubre de 2007 | 23:55
Querida Susana:

Apareces poco, pero apareces bien, y a tiempo.
Cuando se escribe tanto sobre la muerte, como parece ser que haces t?, cabe pensar que se tienen en el otro lado muy grandes afectos. Es normal que aqu? haya nostalgias y dolor.

Bonito el fragmento que nos has dejado.

Un beso
Publicado por Lidia
Lunes, 05 de noviembre de 2007 | 13:51
Yo aqu? me quedo sin palabras, querido Mariano, ya lo sabes. Todav?a soy incapaz de pronunciarlas. Pero leerte ha sido un b?lsamo de esos que curan a fuego. Tus versos son fr?os y bellos como ese m?rmol que a veces nos hiela y a veces nos quema...

Un beso y un gran abrazo.
Publicado por Mariano.Estrada
Martes, 06 de noviembre de 2007 | 2:46
Querida Lidia:

Tal vez cuando pase un poco m?s de tiempo, puedas dirigirte a tu padre con naturalidad. Los versos de los poemas que he dejado aqu? son fr?os porque nacieron entre los m?rmoles del cementerio. Afortunadamente, ten?an la escapatoria del amor, la ni?ez, la casa, el hogar, la lumbre? Todo ello a trav?s de un esplendoroso paisaje que, sorprendentemente, no recordaba tan hermoso. Hab?a, pues, esa dualidad de sentimientos, ese choque, esa lucha? Lo que hice al escribir ?Hojas lentas de oto?o? fue revertir esa muerte, esas muertes, hacia el paisaje. Un paisaje que es naturaleza, que es tiempo, que es memoria.

Por eso me gusta tanto el oto?o.

Un beso, Lidia, con delicadeza y cari?o.
Mariano
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 16 de abril de 2008 | 15:45
CdLvoJ <a href="http://swkdtuqwiljp.com/">swkdtuqwiljp</a>, [url=http://aaldrmiqigpp.com/]aaldrmiqigpp[/url], [link=http://nickthwnuczi.com/]nickthwnuczi[/link], http://iitxbpmjjezb.com/