Viernes, 29 de diciembre de 2006
Contra la pena de muerte

En diciembre del 2005, no hubo clemencia para Stanley Williams, ex l?der de una banda que fue condenado a muerte en 1981 por un total de 4 asesinatos cometidos durante dos robos en 1979.

Esta es la historia:

?Stanley Williams fue uno de los fundadores de la tristemente famosa banda callejera de los "Crips", en Los ?ngeles, California, a principios de la d?cada de 1970. Seg?n ?l mismo ha admitido, sigui? manteniendo un comportamiento violento durante sus primeros siete a?os en el "corredor de la muerte". Luego, durante los seis a?os que pas? en r?gimen de aislamiento, sufri? lo que describe como una "transici?n redentora", renunciando a la vida de bandas y dedic?ndose a educar a los j?venes sobre sus peligros. Desde entonces se hab?a convertido en un s?mbolo de esperanza y determinaci?n para la juventud desfavorecida, especialmente mediante la publicaci?n de una serie de libros para ni?os en los que habla de los peligros de la vida en las bandas. Desde que abandon? el r?gimen de aislamiento, su historial penitenciario ha sido ejemplar. Ha sido candidato al Premio N?bel de la Paz por su trabajo todos los a?os desde 2001, y en 2005 recibi? un galard?n presidencial estadounidense del Consejo de la Presidencia sobre Servicio y Participaci?n C?vica?.

?sta es mi creencia:

Por horrendos que sean los cr?menes cometidos, ?La pena de muerte se escapa a la autoridad de los hombres?.

Pena de muerte:

Poco tiempo despu?s de la reelecci?n de George Bush como Presidente de los EEUU, apareci? una noticia en la prensa que a m? me conmovi?. Y yo escrib? este texto que se public? en m?s de un peri?dico:

Contra la silla el?ctrica:

?Sr. Director: ante la noticia aparecida en varios medios de informaci?n medioambiental de que los EE.UU. iban a proteger 400.000 has. de tierra, pertenecientes a los Estados de Arizona, Colorado, Utah y Nuevo M?jico, con la exclusiva finalidad de proteger el b?ho manchado de M?jico, yo quiero decir que los gobernantes de los Estados Unidos son esperp?nticamente contradictorios, pudiendo pasar alegremente de la tala de bosques ingentes de secoyas para hacer urbanizaciones de millonarios -lo que puede constituir una agresi?n grave contra la naturaleza-, a la protecci?n de 400.000 hect?reas de tierra para asegurar la supervivencia de un b?ho, lo que es un gesto realmente hermoso.

Ser?a bueno tambi?n que, en un arrebato de hermosura, desmontaran todas sus macabras sillas el?ctricas, las que tanto le gustan a George Bush .-ganador no muy flamante de las ?ltimas elecciones de los Estados miembros-, para proteger a los condenados a muerte, aunque sean simplemente personas?.


No s? si al b?ho lo han protegido, seguramente s?. Pero las sillas el?ctricas las siguen manteniendo vigentes por encima de las numerosas manifestaciones que han tenido lugar y por encima tambi?n del ejemplar comportamiento de Stanley Williams en los ?ltimos a?os de su vida. Finalmente, fue ejecutado el 13 de diciembre del 2005 y Arnold Schwarzenegger fue el que mand? apretar el bot?n, para desgracia de la humanidad y para su propia deshonra.

Descanse en paz, el ejecutado. Schwarzenegger, a quien no le ha temblado la mano, no debiera poder pegar un ojo.

Un a?o despu?s:

Con estos antecedentes, no creo que vaya a haber clemencia para Saddam Hussein. La condena a la horca por el Tribunal de Primera Instancia, ha sido ratificada el martes pasado por el Tribunal Superior de la Justicia Iraqu?.

Pero yo sigo insistiendo en que ?la pena de muerte se escapa a la autoridad de los hombres? ?Es que no es bastante con que le condenen a cadena perpetua? ?Hay peligro tal vez de que se escape y vaya a perpetrar nuevos cr?menes contra la humanidad? En cuanto a los que mandan y ordenan, ?es que no queda en su interior ni una brizna de misericordia?

No es cierto que quien denuncie la ejecuci?n de Saddam Hussein est? de parte del genocida, como ha dicho alegremente Juan Carlos Girauta en un art?culo. Yo no estoy ni he estado nunca de su parte, pero sigo diciendo que ?la pena de muerte se escapa a la autoridad de los hombres?.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com
Publicado por Mariano.Estrada @ 11:56
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 29 de diciembre de 2006 | 12:46
Cadena perpetua ser?a suficiente, a m? no me gusta la pena de muerte.No podr?a vivir con ello, el resto de mi vida.
Publicado por Invitado
Viernes, 29 de diciembre de 2006 | 13:13
Algunos de los condenados a muerte sin duda se la merecen. Pero bajo ning?n concepto admito que se lleve a cabo. Nadie se puede convertir en propietario de la vida de nadie. Si ha sido "malo" para la sociedad esta debe aislarlo.Pero pena de muerte JAM?S
Publicado por Invitado
Viernes, 29 de diciembre de 2006 | 15:03
"Cada vez que se alude a este escarmiento, la Humanidad retrocede en cuatro patas". No puedo estar m?s de acuerdo. La pena de muerte es SIEMPRE una aberraci?n contra la especie humana,pero casos como este que nos relatas claman al cielo. Lidia.
Publicado por Invitado
Viernes, 29 de diciembre de 2006 | 21:13
Gracias Mariano,no sabes cuanto estoy de acuerdo con cada una de tus palabras.El "ojo por ojo",el l?cito asesinato en nombre de la justicia del estado,debe rechazarse.Sadam no es una excepci?n.Que pague, pero para qui?n con la muerte?Horca en el sXXI!
Publicado por Invitado
S?bado, 30 de diciembre de 2006 | 11:42
Los amigos del emperador mueren en la cama,sus enemigos en la horca.Importa poco que ambos fueran igual de asesinos. Sin justicia, qu? futuro nos espera? Que los dioses nos protejan!(Al? inclu?do).Transi
Publicado por Invitado
S?bado, 30 de diciembre de 2006 | 12:46
Ya est?, ya est? hecho?Est?n contentos ahora? ?Ha cambiado en algo que hayan asesinado a un anciano?
Publicado por Invitado
S?bado, 30 de diciembre de 2006 | 21:16
En la vida, y a pesar de las atrocidades de algunos, nadie est? legitimado para quitar la vida a otro, porque nadie sabe bien quien est? en posesi?n de la verdad,adem?s, nunca se est? seguro. En caso alguno, qui?n te la ha dado, y esos, nunca lo har?an.