Domingo, 24 de diciembre de 2006
Queridos amigos:

El a?o pasado por estas fechas escrib? un art?culo bastante pesimista, que pronto fue superado con creces por la realidad. Pod?is leerlo aqu?:

http://paisajes.blogcindario.com/2005/12/00018-la-navidad-y-sus-juguetes.html

Pues bien, este a?o, entre algunas felicitaciones entra?ables que me han dirigido los familiares y amigos, me ha llegado algo especial. Se trata de una carta, una carta que para m? ha redimido con creces no s?lo la Navidad con todos sus tent?culos, sino que ha venido a decirme que debajo de esa capa ostensible de indiferencia afectiva, materialismo cierto, relativismo pol?tico, fr?o convivencial y, por supuesto, mercantilismo desaforado, hay corazones que vibran y que sienten y que lloran y que aman. Corazones buenos relacionados con corazones buenos mediante v?nculos indestructibles? Tanto que a menudo no los destruye ni la muerte.

Se trata, en fin, de una carta que una joven valenciana ha escrito a su padre, de quien la ha separado f?sicamente el infortunio y al que, como ver?is, est? unida por uno de esos lazos que jam?s podr?n romper las multiplicadas golosinas de nuestro tiempo. Ni el tiempo mismo durante toda una vida ni, como digo, la propia muerte.

Se llama Lidia y es de Valencia, como las flores, como el azahar, como las naranjas, como la luz, como el mar, como las mandarinas? Os dejo con ella. Si lo hac?is brevemente, pod?is dejarle aqu? vuestras opiniones. Y si eso no os basta, pod?is dirigiros a su p?gina y a su Blog:

http://titania-192.spaces.live.com/PersonalSpace.aspx?_c02_owner=1
http://titania-192.spaces.live.com/blog/

Por mi parte, entre otras cosas, le he dicho:

Querida Lidia:

Volver? a leer la carta que diriges a tu padre, y entonces a lo mejor te digo algo m?s. De momento estoy profundamente emocionado, y no s? si es bueno escribir desde la emoci?n, porque acaso te dir?a que me hubiera gustado ser tu padre y eso no puede ser, ya sabes. En la realidad hay poes?a, pero se concibe de otra manera... Finalmente, quiero recordarte que Borges sentenci?, tal vez para siempre, que un s?lo verso puede salvar a un libro ?Ser? mucho decir que una s?la persona puede darle calor a una humanidad entumecida por el ego?smo y por el dinero?

Y con respecto a la fragilidad de tu salud, quiero que sepas que la medicina que mejor nos cura es la que damos a los dem?s. T? me has dado una carta preciosa, que s?lo puede salir de un coraz?n bueno.

Un beso
Mariano Estrada

Carta de Lidia

10 diciembre
NADA MENOS QUE TODO UN HOMBRE: MI PADRE



"Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empuj?n brutal te ha derribado.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada."

(Miguel Hern?ndez)


Hace ya alg?n tiempo la Muerte se enamor? de mi padre y comenz? a enviarle cartas de amor e invitaciones para una cita a ciegas. Mi padre las desechaba siempre, entre otros motivos, porque desde que vio a mi madre por primera vez se enamor? de ella y as? permaneci? toda su vida, enamorado como un adolescente.

El pasado d?a 6 la Muerte le envi? su ?ltimo y definitivo envite, y esta vez mi padre no pudo hacer nada por eludirlo, su salud ya estaba demasiado deteriorada por tantos quiebros al destino. Luch? hasta el final, pero perdi? esta ?ltima partida y se march? de la mano fr?a de la muerte, dej?ndonos a todos sumidos en el dolor y la desesperaci?n. Muri? de la misma forma en que vivi?, como un valiente.

Hasta hoy no he podido hablar de ello, porque no pod?a ni quer?a creer que mi padre hab?a muerto. Todav?a me resulta dif?cil hacerlo, porque el dolor atenaza mi garganta y pone cadenas a mi voz y a mis pensamientos. A pesar de ello, ahora necesito gritar a los cuatro vientos lo que mi padre significaba para m?, antes de que todo lo que estoy sintiendo me estalle en el pecho.

Gracias a todos los que hab?is abrazado mi dolor con vuestras palabras y con vuestra presencia, ofreci?ndome de forma incansable vuestro apoyo y cari?o durante estos dif?ciles d?as y haciendo m?s soportable esta tragedia (mis queridos Ana, ?ngels, K, Ni?a_D, Jack, Roxx, Pilar, Raquel, Vicente y tantos otros que nombro en silencio). Os llevo siempre en mi coraz?n, lo sab?is muy bien, hab?is sido luz en la oscuridad que ahora me envuelve y me anula. Disculpadme aqu?llos a los que no pude avisar a tiempo, todo sucedi? de forma muy r?pida y tr?gica y yo qued? muy herida y sin apenas fuerzas para nada.

S? que voy a necesitar bastante tiempo para recuperarme de esto, si es que lo consigo alg?n d?a. Os seguir? visitando y leyendo, aunque de momento no creo que tenga fuerzas ni ?nimos para escribiros demasiado, pero vuestra compa??a y vuestras palabras me consuelan y me hacen bien.

Millones de besos para todos y hasta muy pronto, espero. Os quiero much?simo.

Mi padre y yo.



EN MEMORIA DE MI PADRE

Me regalaste la vida a manos llenas, con tu generosidad ilimitada y espont?nea, con tu amor f?rtil y desmedido.

Guiaste mis primeros pasos y mis primeras letras, vigilando mis tropiezos y alentando mis peque?as proezas.

Cada noche ahuyentabas a los fantasmas de mi precoz insomnio, creando para tu ni?a "demasiado sensible para este mundo" mil y una m?gicas historias en las que siempre era la protagonista y lograba escapar de todos los peligros, venciendo las adversidades y los infortunios.

Juntos pon?amos nombre a las estrellas, hac?amos y deshac?amos constelaciones y cr?abamos otras nuevas que s?lo nosotros dos conoc?amos. Invent?bamos mapas en los que dibuj?bamos pa?ses nuevos, a los que viajar?amos en busca de tesoros y aventuras jam?s imaginadas por nadie. T? eras mi h?roe, y yo era tu orgullo, tu peque?a maravilla, la ni?a de tus ojos.

Tu paciencia con los juegos de tus ni?os era infinita, y m?s de una vez te ofrec?as como "v?ctima" propiciatoria para nuestros experimentos y travesuras, de los que a veces sal?as malparado con alg?n rasgu?o y un ojo morado, pero todo lo dabas por bien empleado: nada te hac?a m?s feliz que complacer y ver felices a tus hijos. Todos mis amigos quer?an tener un pap? como t?, y yo me sent?a orgullosa de que fueras el m?o.

No tuviste una vida f?cil, nadie te regal? nada y tuviste que emplearte a fondo para salir adelante. Tu infancia de ni?o republicano, de hijo de "rojos perdedores" te hizo conocer desde muy temprana edad las humillaciones y las privaciones m?s severas. Pero todo ello, lejos de hacer crecer en ti el odio y el rencor, forj? tu esp?ritu en la nobleza y la generosidad y as? fuiste capaz, junto con mi madre, de dar a tus hijos la m?s feliz, c?lida y amorosa de las infancias.

Me inculcaste el amor a la literatura, a la naturaleza y a la libertad, as? como el respeto por todos los seres vivos. Nunca hiciste da?o a nadie, y siempre saliste en defensa de los m?s d?biles e indefensos, a?n poni?ndote a ti mismo en riesgo por ello. Me ense?aste a ser fuerte, a luchar contra la injusticia y los prejuicios sociales, a no conformarme, a dotar de significado a la palabra Libertad en tiempos dif?ciles incluso para nombrarla. A no sentirme inferior sino orgullosa por haber nacido mujer en un mundo de hombres, a no dejarme avasallar por nada ni por nadie, a alzar mi voz y reclamar mis derechos, a no huir de mis responsabilidades.

Nadie pod?a escapar a tu encanto. Tu integridad, tu honestidad, tu sentido del deber y la lealtad, tu fuerza y tu alegr?a, tu inteligencia y tu enorme coraz?n te hac?an acreedor del cari?o, el respeto y la admiraci?n de todos cuantos te conoc?an. T? siempre eras t?, genuino, valiente, sincero y sin disfraces.

Y ahora te has ido...

Te has ido para siempre, y me has dejado sola en este mundo de locos que no entiendo ni comparto. Ya no podr? hablar, discutir ni re?rme contigo, ni pasar interminables horas tratando de arreglar el mundo. T? fuiste mi gu?a, mi maestro, mi luz, mi referencia. ?Quien tomar? ahora mi mano y me conducir? a puerto seguro cuando me sienta naufragar?

Nunca. Nada. Vac?o. Jam?s. Fue. Era. Quer?a. Luchaba. Amaba. Estas ser?n a partir de ahora las palabras que formar?n mi vocabulario cada vez que te nombre o te recuerde. Tendr? que reconstruirme y reconstruir tambi?n mi universo, ahora que no est?s ya junto a m?.

Tu ausencia es tan grande como grande fue tu presencia. El silencio me habla con tu voz, y cada una de mis l?grimas lleva tu nombre y tu recuerdo marcados a fuego. El dolor es demasiado grande, me asfixia y me hace enmudecer, y siento que nunca lograr? salir de este laberinto de tristeza. Me parte el alma ver a mi madre llorar sin consuelo la p?rdida del que fue su compa?ero y su amor durante toda su vida, me averg?enza y me hace sentir culpable seguir viva y sentir la caricia del sol mientras t? s?lo soportas el peso de una losa fr?a y eterna...

Mis amigos me dicen que el tiempo curar? la herida y que el dolor se har? intermitente y soportable. Yo s?lo s? que pasar? mucho tiempo antes de que pueda nombrarte sin que las l?grimas acudan a mis ojos y un pu?o de acero invisible me golpee el pecho.

Ahora tengo que despedirme de ti, pap?. No podr? acompa?arte en este viaje, vas a explorar sin m? nuevos mundos, como tantas veces imaginamos. Pero quiero que sepas que dondequiera que te encuentres ahora, mi coraz?n y mi mente est?n contigo, acariciando tu recuerdo.

Los seres a los que tanto amaste llevaremos siempre vivo tu recuerdo en nuestra memoria y en nuestro coraz?n, nunca te abandonaremos. Te llevas contigo mucho amor, el mismo que t? nos diste a todos.

Hasta siempre, mi querido, querid?simo pap?.

Tu hija, tu ni?a siempre,

Lidia
Publicado por Mariano.Estrada @ 14:25
Comentarios (9)  | Enviar
Comentarios
Publicado por arcu
Domingo, 24 de diciembre de 2006 | 23:44
Vaya carta de Lidia a su padre. Si los republicanos fueran como el hombre que describe, yo me har?a republicano, sin ninguna duda.Todos queremos ser ?l.

Qu? grandeza despierta ?sta chica, y qu? bien escribe, no se pueden expresar mejor las emociones.
Publicado por Invitado
Lunes, 25 de diciembre de 2006 | 13:23
Es duro perder al padre, pero es m?s duro cuando pierdes a un hijo,la muerte nunca nos es indiferente.
Publicado por Invitado
Lunes, 25 de diciembre de 2006 | 21:14
Lidia tu padre se ha ido pero te ha dejado sensaciones que te acompa?aram siempre, recuerdos, ense?anzas...creo que eres privilegiada.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 27 de diciembre de 2006 | 0:51
La carta de Lidia reconforta, porque los desvelos de los padres, cultos e incultos, - aqu? de los primeros -,honesto, delicado y con ideas claras para saber transmitirlas , se han sembrado en algui?n agradecida que ha sabido expresar sus sentimientos.JMP
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 27 de diciembre de 2006 | 1:04
Un 22 de diciembre de hace 2 a?os, se muri? mi padre.Por desgracia no nunca tuve la suerte de poder compartir con ?l, ninguno de esos momentos que tu has vivido con tu padre pues s?lo vivi a su lado diez a?os y prefiero no recordarlos.Animo,se fuerte.
Publicado por Invitado
Jueves, 28 de diciembre de 2006 | 1:54
lentamente , se nublan mis ojos y mi alma se apaga mis sentimientos se resblandece afloran las lagrimas cuando leo esta carta esta triste despedida del ser que nos dio el ser ??ERES VALIENTE LIDIA sentimientos que arrasan uff.
Publicado por Invitado
Viernes, 29 de diciembre de 2006 | 14:57
Muchas gracias a todos por vuestras sensibles palabras y sentimientos, de todo coraz?n. Lidia.
Publicado por Invitado
Viernes, 05 de enero de 2007 | 3:34
Qu emocion fue leer tu carta, mi pap? fallecio hace 3 a?os y todavia no soporto la idea que no este, he aprendido a armar la vida de nuevo, pero falta ?l. Un beso Lidia s? realmente lo que siente, mi padre y yo eramos uno.
Publicado por Invitado
Jueves, 27 de octubre de 2011 | 16:39

Lidia,ha sido maravilloso lo que le has escrito a tu padre yo le perdi con 14 años hoy han pasado ya 19,y parece que fue ayer ,tu carta me ha echo llorar.porque realmente,lo que has puesto si el lo pudiera leer es maravillso un besazo enortme guapa