Viernes, 15 de diciembre de 2006
Las perdices de Muelas y Miguel Delibes

Nota preliminar

Poco antes de escribir este p?rrafo, el Norte de Castilla hab?a emprendido una concienzuda y meritoria campa?a, a la que yo modestamente me sum?, para empujar a Delibes hacia el Nobel de Literatura. La escopeta pol?tica era tambi?n de Valladolid, ya que en ese momento gobernaba Aznar en Espa?a.

Un abrazo


El camino que va hacia los Valgones pod?a llamarse tambi?n la corredera de las perdices. Si Miguel Delibes padre, que las llama patirrojas (porque lo son), se hubiera anticipado a Miguel Delibes hijo, que a veces viene a cazarlas a estos pagos, el camino de los Valgones hubiera figurado sin duda en el ?Diario de un cazador?, lo cual hubiera sido malo para las perdices, por supuesto, y tal vez un desastre para la comarca. Cuando la caza era libre, ya sufrimos bastante con las indiscriminadas escopetas de los vascos, como para tener que aguantar tambi?n las escopetas de Valladolid, que ahora apuntan muy lejos, y aun las del resto de los cazadores espa?oles que se echen a los ojos a este hereje entra?able, a este pr?ncipe destronado que no s?lo se tilda de cazador, sino que defiende ?racionalmente? la caza. Postura que requiere de los cazadores grandes dosis de juicio, del que, desgraciadamente, ?la Escopeta Nacional? tiene muy poco. Ah? es donde Delibes tiene perdida la batalla. Esa batalla, no la emprendida hace alg?n tiempo por los muchos admiradores de su literatura que, orientados por la br?jula de Castilla, puede llevarle a Estocolmo, que es ciudad y s?mbolo, porque la br?jula de Castilla apunta siempre hacia el Norte. Por otra parte, dicen las lenguas viperinas que, en esta actualidad tan turbulenta y dislocada, los premios se los llevan siempre los negros, los que lo son por los que los tienen. Y a m? me da la impresi?n, y me la da despu?s de estar ?Cinco horas con Mario?, de que Delibes ha tenido un negro en el tintero durante toda su vida, hasta el punto de que ha entrado en su yo, se lo ha comido en una sopa de letras, y ha ocupado impunemente su alma. De manera que, negro sobre blanco, ahora es ladr?n y antrop?fago ?Se necesitan mejores credenciales? Yo le brindo mi apoyo fervoroso en la batalla del Nobel.


Del libro ?Aguablanca: caminos de ida y vuelta?

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com
Publicado por Mariano.Estrada @ 19:34
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 15 de diciembre de 2006 | 20:40
Lo malo del tema, Mariano, est? en la palabra "indiscriminadamente, algunos pagan una cuota, se las ponen como a Felipe VII y luego las desperdician.

En Enguera hab?a mucha caza, pero entre los abusos y los fuegos, ya no queda nada. JMP