Domingo, 03 de diciembre de 2006
La Espa?a especulativa

En el entorno donde vivo, que es el de Benidorm y su comarca, la especulaci?n tiene una solera de muchos quilates. Como los buenos vinos. Y no viene de este ?ltimo envite de la construcci?n, en el que la especulaci?n ha entrado hasta en las almas de los devotos (En Benidorm hay un cura con t?tulo de agente inmobiliario y, en sus mejores tiempos, ejerci? puntualmente de promotor), sino que viene de los a?os 60, cuando los focos de inter?s urban?stico eran poco m?s que una nota ex?tica. T?ngase en cuenta que el de Benidorm, si no el primero, fue uno de los primeros Planes Generales de Ordenaci?n que se hicieron en nuestro Pa?s y que ha llovido mucho desde entonces. Sin ir m?s lejos, yo he vivido en Benidorm los ?booms? econ?micos del 73 y del 88, adem?s de este de ahora, que se ha extendido como la p?lvora por esta piel de toro que a?n llamamos Espa?a y que parece no tener t?rmino. Por cierto, ojal? no acabe de golpe porque, si as? lo hiciera, sin duda nos llevar?a a todos a un peque?o desastre. ?O tal vez es eso lo que en realidad nos conviene?

En fin, las vacas flacas son malas, muy malas. Pero las gordas, si son largas y excesivas, como esta que nos ha tocado vivir, pueden ser asquerosamente grasientas. Y la grasa, ya sab?is, es el origen de much?simos males, especialmente el que recubre y ahoga la sensibilidad.

En el a?o 1.988, yo escrib? una especie de cuento en el que un rico heredero relataba los avatares que pueden ocurrirle a un erial sobre el que ha ca?do la suerte en forma de calificaci?n urban?stica. Pod?is leerlo aqu?:

http://paisajes.blogcindario.com/2005/12/00020-el-huevo-urbanistico-o-las-confesiones-apocrifas-de-un-rico-heredero.html

http://www.mestrada.net/el_huevo_urbanistico.htm

Lo que ha ocurrido despu?s es que aquellos g?rmenes invadieron las conciencias, en las que se instalaron hasta multiplicar los espacios de la codicia, y, en un tiempo asombrosamente escaso, se han extendido pr?cticamente a todos los ?mbitos de una sociedad que, saltando la barrera de los valores, se ha subido al tren de la ganancia f?cil, la vida sobre patinetes y la miel sobre hojuelas.

En la mara?a especulativa que nos envuelve, est?n comprendidas todas las formas de la corrupci?n: la prevaricaci?n, el cohecho, el soborno, el fraude, el enga?o, el robo, la malversaci?n, el cambalache, el clientelismo? Ha tenido que llamarnos ha atenci?n hasta la ONU, una organizaci?n que, no obstante, guarda un silencio c?mplice y ominoso ante el esquilmo y la sangr?a que los pa?ses ?civilizados? (a los que ahora se han sumado los asi?ticos) siguen perpetrando en ?frica, donde los dictadores, con raras excepciones, no s?lo campan a su antojo, sino que, con blindajes en sus respectivos parlamentos, convierten las dictaduras en reg?menes hereditarios, que es la mayor barbaridad pol?tica que a alguien se le pueda ocurrir ?Qu? horror! ?O acaso hay otras m?s grandes?

Mientras tanto, los atribulados habitantes de este inmenso continente, mermados por el sida y despojados de la riqueza y de la esperanza, huyen como pueden en busca de mejores horizontes para sus vidas. Algunos vienen a Espa?a, donde la riqueza tiene forma de especulaci?n, y ?sta, a su vez, es una de las formas del humo. Un humo que ahoga y que envilece.

Dejo aqu? un apunte que, en relaci?n con este asunto de la especulaci?n, dirig? hace unos meses a uno de los queridos contertulios del Foro de Muelas

Querida Natalia:

El problema de la especulaci?n es exactamente igual que en 1988, pero infinitamente m?s grande. Y est? implicada en ?l mucha m?s gente. Tanto es as? que, si la especulaci?n existe en estos t?rminos desaforados es porque la sociedad de alg?n modo la disculpa. Es duro decirlo, pero es as?. Lo mismo que disculpa las drogas (alcohol incluido, por supuesto), lo mismo que disculpa la corrupci?n econ?mica, lo mismo que mira para otra parte cuando sus gobernantes se dedican a la venta de armas o a esquilmar a los pa?ses del tercer mundo.

En el campo inmobiliario, en Espa?a se ha perdido la profesionalidad empresarial en beneficio de la especulaci?n. Yo supe que todo estaba perdido el d?a en que ocurri? la siguiente conversaci?n, de la que fui testigo de primer?sima mano:

- ?Cu?nto te ha costado el solar?
- Ciento veinte millones de pesetas
- ?Y t? los has pagado? Pero si me lo ofrecieron a m? por ochenta la semana pasada y yo les dije que no...
- ?Y eso qu? importa? Lo que ibas a vender por 10 lo vendes por 12 y Santas Pascuas.
- Ya, pero todo tiene un l?mite, un d?a dejar?n de comprar y a alguien le tiene que pillar sin vender...
- Bueno, lo que tenemos que hacer t? y yo es procurar que no nos pille a nosotros...

No voy a decir que antes no hubiera especulaci?n, lo que s? digo es que fue a partir de entonces cuando el virus empez? a meterse en las venas de ciertas capas sociales que hasta entonces eran inmunes a ese nuevo ?negocio?, y la enfermedad se ha ido extendiendo a las mayor?as. Hay quien dice que eso est? bien, porque as? participa todo el mundo de la ?riqueza? (?De la riqueza? ?Y no querr? usted decir exactamente del humo?) Pero no es verdad, primero porque no participa todo el mundo (los econ?micamente d?biles siguen sin enterarse de nada, s?lo de que sube la vivienda); segundo, porque no participa todo el mundo por igual y las ?mayor?as? son utilizadas como disculpa por los que de verdad se llevan el caramelo. Y tercero y definitivo, porque la especulaci?n no debe ser jam?s democratizada, sino perseguida y erradicada. ?Se entiende que hay una leve diferencia?

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisjes.blogcindario.com
Publicado por Mariano.Estrada @ 18:33
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 05 de diciembre de 2006 | 13:59
En ?ste mundo todo est? corrupto, hasta los que crees "amigos" lo est?n?Por qu? darle tantas vueltas? Si al final todo sigue igual.